-->
Por el 21 julio 2022
0 0 0 Sin Comentarios

Emilio Nava reacciona a tiempo para doblegar al favorito Vasek Pospisil

Quien no pudo seguir la estela de Humbert fue el otro exTop-25 presente en el cuadro final. Vasek Pospisil sucumbía ante el estadounidense Emilio Nava tras otro partido intenso, que el canadiense tuvo en su mano con un set a favor 5-4 y saque para ganar el partido, que aún pudo cerrar con dos puntos de ‘break’ en el undécimo juego, pero que acabó cediendo en un tercer set en el que el físico le jugó una mala pasada.

Pospisil, como el día anterior ante Nicolás Álvarez, comenzó dominando claramente gracias a su servicio. Con sólo tres puntos cedidos con su saque y el 100% de los que jugó con primeros, sólo tenía que aprovechar una oportunidad al resto para llevarse el set; y ésta llegó muy pronto, en el segundo juego, lo que le permitió encarrilar la manga y resolverla en poco más de media hora.

pospisil-tenis-pozoblanco

El partido tenía los mismos derroteros en el arranque de la segunda, pero a Nava se le veía cada vez más cómodo al resto y empezaba, poco a poco, a jugar todos los puntos; al tiempo que obligaba a su rival a correr en esos largos intercambios en los que se acaba desgastando a los contrarios. Aunque Pospisil empezó a sufrir, logró salvar la única situación comprometida que tuvo en el cuarto juego, cuando el estadounidense de origen hispano tuvo por primera vez opciones para romper el servicio de su rival.

Emilio Nava salva un momento crítico

Sería Pospisil el que lo hiciera, en un juego clave, el noveno. Con 4-4, el canadiense logró ponerse con ventaja por primera vez en todo el set y sacaba para cerrar el partido. Pero falló, Nava ganó de forma cómoda el juego y alargó el partido. Incluso evitó un nuevo ‘break’ al salvar dos bolas en el undécimo juego. Así se llegó al ‘tie break’, en el que cada uno se mantuvo muy firme con su saque hasta el décimo punto, en el que Nava tomó ventaja para igualar el partido.

Pospisil sabí que le quedaba sufrir ante un rival más joven y que estaba lanzado. Y que tendría que correr mucho para equilibrar el juego de un Nava cada vez más entero. Pero en el tercer juego todo se derrumbó. En un duelo reñido, logró salvar hasta tres bolas de ruptura antes de ceder su saque y, a continuación, el partido. Ya sea por el esfuerzo o por otro motivo, empezó a tener náuseas en el siguiente juego, en el que estuvo a un paso de vomitar, e incluso se derrumbó en pista antes de un saque. Parecía que abandonaría, pero aguantó hasta el final, pese a saber que el partido ya no tenía vuelta atrás. Nava lo cerró por 1-6, 7-6(4) y 6-2 en 2 horas y 19 minutos.

No habrá Humbert-Pospisil en cuartos, pero sí un duelo entre el francés y el estadounidense que, a tenor de los precedentes, apunta a otra gran batalla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.